Documento sin título


Autos Ferrari Clasicos





Ferrari fue el último gran constructor en instalar el motor central en sus coches. Ferrari mantuvo durante muchos años su V12 delantero con tracción a las ruedas traseras. No había razón para cambiar, y más cuando el 365 GTB/4 era sensacional. Sin embargo, finalmente Ferrari se decidió a lanzar un automóvil con motor central: el 365 Daytona. Este apodo proviene de la carrera de Daytona de 1967, donde el 365 ocupó los tres primeros puestos. 

El 365 Daytona fue un deportivo pesado, de más de 1600 Kg., pero su potencia era suficiente para compensarlo. Su motor era un V12 de 4,4 litros con árbol de levas directamente en cabeza, este motor no era nuevo, derivaba del diseñado por Colombo. Sea como fuere, los de Manarello se las ingeniaron para aumentar el cubicaje desde lo 3,3 del 275 GTB/4 hasta los 4,4 litros del 365 Daytona. 

Ferrari 250 GT Berlinetta (1954-62)

Ferrari consiguió lo que quería con esta versión del 250 GT, ganar carreras. El 250 GT Berlinetta "Tour de France" se llamó así de forma no oficial por sus victoria en esta prueba de carretera de 1957, 58 y 59. Fue un modelo creado especialmente a partir de las experiencias del 250 Mille Miglia y el 250 Europa. El primero de esta serie fue simplemente un 250 GT Europa fabricado para la competición con carrocería de aluminio diseñada por Pininfarina en 1955, pero no se llevó a la práctica hasta un año más tarde

 

 

Ferrari 365 GTC/4 (1971-1972)

El 365 GTC/4 estuvo muy poco tiempo en producción, pero fue un modelo realmente popular que reemplazó al 365 GT 2+2 y al 365 GTC. Pronto tuvo un inmenso éxito alcanzando la mitad de la fabricación de los modelos de Ferrari con motor delantero. En él se combinaban parte de los entonces modernos modelos de la marca como el chasis del Daytona y la suspensión independiente

 

 

Ferrari Rainbow (1976)

Con el Ferrari Rainbow, Bertone regresa después de casi 15 años a Ferrari, diseñando con mayor libertad. Siguiendo las líneas del Dino 308 GT4, es decir, estilísticamente, el matrimonio de la sencillez y clasicismo, el Rainbow se plantea como un laboratorio para un estilo poco convencional, pero que poco a poco se iba asentando en la marca